Aluminosis, una enfermedad 🤒 que tiene remedio

Aluminosis, una enfermedad 🤒 que tiene remedio

Cuando el médico le anuncia a un paciente que tiene una grave enfermedad, como puede ser un cáncer, al paciente le cae el mundo encima. Salvando las distancias, que son muchas, algo parecido ocurre cuando al propietario de una vivienda le comunican que ésta sufre de aluminosis. Pero igual como hoy en día el cáncer tiene multitud de tratamientos y muchos de ellos logran curar la enfermedad, la aluminosis es una patología que tiene remedio.

¿Qué es la aluminosis?

Vayamos por partes y empecemos por ver ¿qué es la aluminosis? Se trata de una patología del hormigón motivada por el tipo de cemento que se utilizaba en la construcción de edificios entre los años 1950 y 1970. El llamado cemento aluminoso contenía una gran cantidad de alúmina que provocaba una mayor rapidez en el secado, y se usaba fundamentalmente para fabricar ciertas vigas.

Con el paso del tiempo este tipo de hormigón se iba haciendo menos resistente y podía poner en peligro la estabilidad de la edificación.

En condiciones de humedad y altas temperaturas estas vigas presentan una menor resistencia, se rompen y dejan a la vista las varillas de hierro del interior de las vigas provocando su oxidación o corrosión.
Tras unos años, los edificios de determinadas zonas geográficas o características medioambientales en los que se empleó este tipo de material pusieron de manifiesto daños grave. Estos daños se localizaron principalmente en los forjados, ya que fueron las viguetas pretensadas los elementos en los que se generalizó la utilización de este cemento.

Si no hay humedad ni altas temperaturas este material funciona correctamente.

¿Cómo se detecta la aluminosis?

Normalmente aparece el temor sobre la existencia de cemento aluminoso en un edificio cuando algún vecino hace obras y deja al descubierto las vigas. Es entonces cuando los técnicos pueden observar el estado de estas, que ya acostumbra a dar una pista.

Para asegurar si hay algún problema de aluminosis es necesario mandar analizar una muestra del hormigón a un laboratorio.

En caso de respuesta positiva es imprescindible proceder a la rehabilitación de todo el edificio o, al menos comprobar si existen viguetas pretensadas en todas las plantas. A partir de aquí es necesario que un profesional elabore un informe sobre cómo, dónde y de qué modo proceder para solucionar el problema.

Al ser la humedad un factor acelerante del proceso de aparición de la patología, ésta se presenta habitualmente en las zonas donde el material esta más expuesto a ella: baños, cocinas, intemperie, o zonas sometidas a escapes de bajantes o filtraciones.

¿Cómo se trata la aluminosis?

Una vez comprobada la existencia de aluminosis hay que ver si aparecen indicios de corrosión y si el hormigón se halla transformado, lo primero que hay que hacer es evitar las condiciones de humedad que faciliten el proceso.

Si se detectan fisuras en el recubrimiento o manchas de óxido se ha de comprobar si la corrosión es generalizada. Una vez analizado el estado general del edificio hay que valorar en detalle si hay que reforzar la estructura sustituyendo o reforzando los elementos dañados o bien llevar a cabo la demolición del mismo. En este caso hay que proceder de inmediato a apuntalar el edificio ya que correría peligro de derrumbe.

Aluminosis, una enfermedad 🤒 que tiene remedio

¿Qué solución tiene la aluminosis?

En el caso que los técnicos consideren que no es necesario el derribo del edificio ya que la patología no reviste especial gravedad, hay varias soluciones. Lo primero que hay que hacer es evitar los factores de riesgo que favorecen el desarrollo de la aluminosis, es decir la humedad y las altas temperaturas. Por consiguiente hay que actuar en la ventilación, en los elementos que impermeabilizan y aíslan el edificio, así como en la instalación de agua y en los bajantes. Hay que destacar que en un caso como éste hay que proceder a un mantenimiento durante el resto de vida útil de la edificación, basado en inspecciones periódicas.

Cuando las viguetas han sufrido una pérdida parcial de su capacidad, la solución idónea es reforzarla mediante la colocación de alguna estructura justo debajo de la viga afectada.

Cuando la vigueta ha perdido la totalidad de su capacidad mecánica la solución óptima y adecuada es la sustitución funcional. Esto no consiste en sustituir un elemento por otro, sino añadir una viga debajo de la afectada, que remplace su función. En ningún caso se trata de sacar una viga y poner otra puesto que esto implicaría una obra antieconómica y muy invasiva.

¿Qué ocurre cuando se diagnostica aluminosis en un edificio?

Tal como decíamos al principio, cuando en una comunidad de propietarios se detecta aluminosis, se produce una gran conmoción. Arreglar esta patología implica una obra muy importante en todos los pisos. A menudo los inquilinos deben abandonar su vivienda mientras dura la obra. Es por ello que es muy importante elegir bien la empresa que va a realizar la rehabilitación. Hay que asegurarse que tenga mucha experiencia y que su objetivo sea realizar la intervención con la menor molestia a los vecinos.

[Total:0    Promedio:0/5]
Artècnics Trabajos Verticales :Ofrecemos un servicio integral o “llaves en mano”, desde el asesoramiento técnico, la redacción del proyecto ejecutivo, el proyecto de interiorísmo en el caso de las reformas, hasta llegar a la fase de ejecución de la obra. Incluso tramitamos las ayudas a la rehabilitación así como la búsqueda de opciones de financiación.